Category Archives: Protoindoeuropeo

¡Tengwar protoindoeuropeo!

Durante un tiempo, estuve francamente fascinado por el idioma Protoindoeuropeo (generalmente abreviado PIE), el ancestro común de todas los idiomas indoeuropeos, la gigantesca familia lingüística que incluye entre sus ramas a las lenguas germánicas (como el inglés, el alemán y el danés), las itálicas (como el Latín y las lenguas romances que de él descienden), el griego, el Sanskrito, el Hindi, las lenguas eslavas (la mayoría de las de Europa oriental, incluyendo al ruso y el polaco), entre otras. Prácticamente todos los idiomas hablados en Europa (con exepciones como el vasco, el húngaro y el finlandés), sus antiguas colonias (entre ellas la mayor parte de América con el inglés, el portugués y el español), y algunas partes de Asia (sobre todo en Irán, India y Pakistán) descienden del PIE.

El hecho de que haya tenido semejante cantidad de lenguas hijas (¡y muchas de ellas muy prestigiosas socialmente!) ha convertido a esta lengua en un objeto de estudio extremadamente importante para los lingüistas. ¿Pero por qué no es tan famosa entonces entre el común de la gente? ¿Por qué el Latín, el griego antiguo y el Sanskrito son considerados los grandes idiomas clásicos de la antigüedad mientras que se olvida a la lengua madre de esas tres? La respuesta a esto esta en una característica crucial del PIE: fue hablado hace (como mínimo) unos 5000 años (¡y probablemente más aún!), mucho antes de que el alfabetismo fuera lo común, y por ende no existe un solo fragmento de Protoindoeuropeo escrito.

Pero, si bien no tenemos evidencia directa de cómo era esta lengua (aunque la arqueología parece comprobar, junto a la lingüística, su existencia), gracias a la lingüística comparativa ha sido posible reconstruirla a partir de sus numerosos descendientes; una tarea titánica de reconocer cognados (palabras en distintos idiomas con un origen etimológico común) e identificar los desarrollos y las innovaciones en la gramática. Es cierto que no podemos estar seguros que la lengua en la que los antiguos indoeuropeos se comunicaban fuese idéntica a lo que nuestros científicos han reconstruido, pero es definitivamente una conjetura probable.

El idioma en sí es interesante, incluso dejando a un lado su historia y desarrollos. Se destaca una gramática ya compleja (que luego daría paso a las de la multitud de lenguas hijas) y una fonología que, si bien no hay un consenso entre los eruditos , es inusual (existen varias propuestas, todas ellas inusuales cuando las comparamos con los típicos idiomas indoeuropeos de hoy en día). Si quieres saber más de esta proto-lengua y la historia de su redescubrimiento, este artículo de la Wikipedia te será un buen punto de partida.

Por otro lado, también estaba interesado (como siempre lo estuve) en las lenguas artificiales de Tolkien, especialmente sus dos conlangs más famosas: el Quenya y el Sindarin (ambas lenguas de elfos en El Señor de los Anillos). Su gramática e historia de detallado desarrollo ya las hacen dignas de atención, sin embargo lo que más atrae de ellas es su belleza: Tolkien las dotó de un sonido suave y armonioso. Y, como la mayoría de los conlangers, les dio los sistemas de escritura que se merecían, en los que se destaca el Tengwar que parece gustarle a casi todo el mundo (la única falla importante que le veo es que muchas de sus letras (tengwa, plural tengwar) son demasiado similares, por lo que deben ser muy poco amigables con los disléxicos!).

Fragmento de texto escrito en Tengwar (el texto está en Quenya, una de lsa lenguas de Tolkien)

Entonces, en algún momento, vi algo con claridad, algo asombroso e interesante: el Protoindoeuropeo podría ser escrito con Tengwar. ¡Pero no era solo una forma alternativa de escribirlo, sino una forma de escribirlo que encajaba más con el idioma que cualquier otro alfabeto con el que se lo hubiera intentado escribir!

Read the rest of this entry