Category Archives: Lisnäit

Una pizca de Lisnäit 9: Unidades de tiempo

Como expliqué en un artículo anterior, el Lisnäit usa numeración dudodecimal, es decir, sus números no estan basados en el 10 sino en el 12. Esto tiene repercusiones en muchas aspectos del idioma, entre ellos, cómo se cuenta el tiempo.

La unidad fundamental para los hablantes del Lisnäit no es más que el día llamado Sälna (plural säilna). A diferencia de nosotros que consideramos que el día empieza a la medianoche, en el Lisnäit se considera que los días van de amanecer a amanecer.

Así como nuestra sociedad agrupa los días en grupos de a 7 (las semanas), el Lisnäit se agrupan de a 12, estos grupos de 12 días se denominan yeselna (plural yeseilna, literalmente “conjunto de doce días”).  La distribución de los días laborales en una yeselna es: 2 días libres, 5 días laborales, un tercer día libre y 4 días laborales más (aunque, al igual que pasa en el mundo real, la distribución de estos días muchas veces es flexible). Los días de la “semana” excepto por el primero (sälnä’an) no tienen nombres, simplemente se les llaman día segundo, tercero, cuarto, etc. Como la duración de un mes del calendario Lisnäit es bastante variable, es más común hacer una evaluación de la yeselna que una evaluación mensual.

El calendario Lisnäit es lunisolar. Los meses (lämna o lämïna, plural: läimna/läimïna) están basados en el ciclo lunar. Cada mes empieza en el sälnä’an (el primer día de la semana Lisnäit) más cercano* a la noche de luna nueva, por lo que los meses (y, como se verá después, los años) siempre tienen una cantidad entera de semanas,  empezando siempre en un sälnä’an y terminando siempre en un dia-12 (o sälna-ye).

*En caso de que dos sälnäi’an estén igual de cerca de una luna llena (por ejemplo a 6 días cada uno), se tomará el último.

Los ciclos lunares (el tiempo entre que la luna está en una fase y la siguiente ocasión en la que está en la misma fase) duran aproximadamente 29 días y medio (para ser precisios, varían entre los 29,27 y los 29,83 días), por lo que no están nunca sincronizados con las yeseilna (semanas), lo cual hace que los meses Lisnäit tener 24 días o 36 (2 o 3 yeseilna). Se puede 2,5 yeseilna (30 días) como la duración promedio de cada mes.

El año (llamado ‘ätayï) empieza junto al mes cuyo primer día esté más cerca del equinoccio de marzo (el que marca la primavera en el hemisferio norte y el comienzo del otoño en el hemisferio sur). Su duración es también variable, puede variar más de 30 días. Por esto, también se considera (sobre todo para las ciencias como la astronomía) el i’ätayï u año trópico, que va de un equinoccio de marzo al siguiente, teniendo una duración mucho más constante, a veces redondeada a 365,25 días.

Un ‘ätayï puede tener 12 o 13 meses (aunque no he realizado aún ningún cálculo que descarte la posibilidad de un ‘ätayï de solo 11 meses), con los siguientes nombres tradicionales (ordenados desde el que empieza el ‘ätayi, cercano a marzo), relacionados a las estaciones del hemisferio sur:

  1. Lämna Nowi, mes jóven (por ser el primero). Cercano a marzo.
  2. Lämna Rosnï, mes ocre (por las hojas otoñales). Cercano a abril.
  3. Lämna Mämïräi, mes del recuerdo (por celebrarse una fiesta en la que se conmemora el pasado y los ancestros). Cercano a mayo.
  4. Lämna Gälse, mes del frío (porque se acerca el invierno). Cercano a Junio.
  5. Lämna Gäläis, mes del hielo (cercano al solsticio de invierno). Cercano a Julio.
  6. Lämna ʔäitäir, mes de las tormentas. Alrededor de agosto.
  7. Lämna Isäntäi, mes del “amanecer” (porque se acerca la primavera, las plantas renacen, “amanecen”). Cerca de Setiembre.
  8. Lämna Kräinou, mes de los amores (por celebrarse una fiesta similar a nuestro Día de San Valentín). Cerca de Octubre.
  9. Lämna Räisäil, mes de las flores (por la primavera). Octubre-noviembre.
  10. Lämna Säläin, mes del sol (por ser cercano al solsticio de verano). Noviembre-diciembre.
  11. Lämna Fäinäir, mes de los fuegos (por el calor y la celebración del solsticio de Diciembre). Diciembre-enero.
  12. Lämna Kolïr, mes caluroso (por el verano). Enero-febrero.
  13. Lämna Sonïm, mes adicional (por no estar todos los años).

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 8: El alfabeto Sikäitt

¡Hacía bastante ya que no dedicaba un post al Lisnäit (la última “pizca de Lisnäit”  la escribí en noviembre)! Como lo había prometido entonces, esta vez hablaré del alfabeto del Lisnäit, el Sikäitt (pronunciado /siˈkäi̯tɨt/). Veamos esta imagen:

Arriba están los 7 caracteres de la palabra Sikäitt, el nombre del alfabeto… y abajo está la palabra Sikäitt… Bien, aquí hay algo extraño. Excepto por las vocales ¡no se parecen en nada las letras independientes y la palabra armada! Ya, desde el principio, vemos una de las características de este sistema de escritura: que las letras cambian de forma según su posición en la palabra, uniéndose unas con otras. Read the rest of this entry

Cambiando de tema

Una de las mayores libertades que da el conlanging es la posibilidad de crear palabras con significados que tal vez no pueden expresarse con una sola palabra en otras lenguas. Con un par de ejemplos me explicaré.

Sáāthengen /saː˧˥tʰeŋ˧en˧/ es una de mis palabras preferidas entre las de todas mis conlangs. En Thengthun significa los cambios de tema que inconscientemente se realizan en una conversación. En otras palabras, irse por las ramas, estar hablando con alguien de una cosa y terminar hablando de otra, sin recordar bien como se fue “enganchando” un tema con otro.

La palabra se compone de tres morfemas sáā que significa “lejos”, theng, “hablar” y en que es un sufijo usado para formar sustantivos abstractos. Juntos, vendrían a significar algo así como el acto de hablar lejos, lo cual hace referencia a que, a medida de que se habla los interlocutores se alejan del tema original.

La palabra también podría utilizarse para el Efecto Wikipedia, es decir, cuando se entra a un artículo de la Wikipedia y se siguen enlaces hasta llegar en un artículo que a primera vista  parecería no estar relacionado. Aunque mejor no me voy de tema… porque sería un Sáāthengen 😉

Otra palabra “interesante” es tïdauro que en Lisnäit es un verbo que significa causar algo malo a pesar de tener buenas intenciones. Un ejemplo sería cuando una persona intenta ayudar a otra, pero en realidad termina estorbándola (sin querer). En Lisnäit también existen las palabras tïdära (un sustantivo para la acción de empeorar las cosas a pesar de intentar mejorarlas) y tïdoramäna, una persona generalmente torpe pero bonachona que suele hacer esto. Definitivamente no es un cumplido, pero no creo que nadie se lo tomaría como un insulto tampoco 🙂

Una pizca de Lisnäit 7: Números

Käsal Alisnot P : Näitäis
/’kæsal alis’not ep ‘nai̯tai̯s/
Un poco de Lisnäit 7: Números

¡Esperen! ¿Por qué hay una P donde debería haber un 7? Bueno, esa es una de las características de los números en Lisnäit: que generalmente se escriben con letras. ¡Pero eso no es lo único interesante que tienen que ofrecer!

Los diferentes idiomas tratan a los números de maneras diferentes, aunque la mayoría tienen en común el agruparlos en decenas (10), centenas (1o²), millares (10³) y así, por lo que se dice que usan sistemas numéricos base 10 o decimales. Según el WALS (World Atlas of Language Structures, “Atlas mundial de estructuras lingüísticas”, una página web que es un recurso excelente para los interesados en lingüística) el 75% de 196 lenguas examinadas usaban una u otra forma de numeración decimal.

Por lo tanto, esto es algo muy común en las lenguas naturales… razón por la que muchos conlangers usan otras bases numéricas buscando la originalidad. ¡Incluso Tolkien lo hizo!  Y si bien no tengo datos sólidos en los que basarme, me atrevería a decir que las lenguas que usan base-12 o duodecimal son por lejos las más populares  entre conlangers. Por un lado, este sistema no es completamente extraño a los hablantes de lenguas del oeste europeo como el español o el inglés en las que es usual hablar de docenas. Por otro, 12 tiene 6 divisores distintos (comparados a solo 4 en el caso del 10) lo que hace que esta base sea muy conveniente al tratar con fracciones. Si no estás acostumbrado a trabajar con bases numéricas “extrañas”, te sugiero leer el este artículo de la Wikipedia.

El Lisnäit también usa números duodecimales. El “ochenta y siete”  por ejemplo, no se analiza como 8×10+7 (ochenta y siete) sino como 7×12+3 (siete docenas y tres), por lo que en duodecimal sería un  73 (a lo largo del post usaré el color rojo para números en base 12). Este número en Lisnäit es epyes.

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 6: Las otras palabras

En los posts sobre los sustantivos y los verbos del Lisnäit me centré en una clase de palabras, las sïräisa o palabras derivadas de las raíces triconsonánticas. Ese tipo de palabras es por mucho el más abundante en el idioma, pero no es el único. Hoy, hablaré de las palabras compuestas y de como se conjugan y declinan.

Las palabras compuestas y aquellas que no provienen de las raíces Lisnäit se denominan <usräsa>

Raíz+raíz

Muchas de las “palabras compuestas” son simplemente dos palabras unidas. Un ejemplo es ‘ekusgauloyï que significa “nadar” y es la unión de ‘ekus (en el agua) y gauloyï (ir, andar), por lo que resulta lógico que signifique “desplazarse en el agua”.

La palabra principal, es decir, la que aporta el significado primario, es la que va al final, mientras que la primera parte es más bien un modificador. Si cambiáramos el orden de la palabra anterior obtendríamos palabra *gauloyï’ekus cuyo significado sería algo así como “en el agua de caminar” (frase a la que, de momento, no le encuentro sentido).

En cuanto a conjugación (en el caso de los verbos) y de declinación (para los sustantivos), estas palabras no suponen ninguna complicación. La primera parte permanece invariable mientras que la segunda se conjuga como lo haría de estar aislada:

‘ekusgauloyï =nadar
‘ekusgalay = nada
sämrotärad = arena
sämrotäerod = de todas las arenas

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 5: Pronombres y prefijos

Últimamente he estado trabajando mucho en las lenguas que he creado recientemente, entre ellas el Triband, a la cual le dediqué ya varios posts. Pero eso no significa que me olvide de mis otras conlangs, como mi viejo fiel y bello Lisnäit.

Ya he hablado de los sustantivos y de los verbos del Lisnäit y hoy les llegó el turno a los afijos (prefijos y sufijos) y a los pronombres, los cuales a menudo se comportan como sufijos, como explicaré a continuación.

Los pronombres del Lisnäit (excepto uno) tienen raíces de una consonante (a diferencia de las de la mayoría de las palabras del Lisnäit que tienen 3):

Raíz del pronombre Pronombre

L

Yo

S

Tú,

R

Él/Ella, tercera persona singular

N

Nosotros inclusivo

D

Nosotros exclusivo

W

Ustedes/Vosotros

T

Ellos

HU

Ninguno

M

Quién/Qué, pronombre interrogativo

P

Tercera persona alternativo

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 4: Los verbos y adjetivos

La frase "Vine, vi, vencí" de Julio César en Lisnäit. Cuando se escribe en modo vertical, el alfabeto Sikäitt se lee en columnas de derecha a izquierda

En la tercera parte de esta serie de posts sobre el Lisnäit, hablé de los sustantivos (o, más precisamente, de los sustantivos sïräisa, es decir, de aquellos derivados de las raíces, sin prefijos ni sufijos). Ahora, hablaré de los verbos, los cuales funcionan de una manera muy parecida (por lo que recomiendo leer el artículo anterior 😉 ). Además, hablaré también de los adjetivos, la mayoría de los cuales se comportan como una clase especial de verbos.

Una vez más tenemos palabras que se pueden formar para cada uno de los grados (por ejemplo, glayu y nïsaru son del grado III, por tener la estructura CCVCV, mientras que wasur tiene estructura CVCVC, típica de las palabras de grado I). Así como la primera y segunda vocales (¡o diptongos!) marcan el número y el caso en los sustantivos, en los verbos proveen información como el aspecto y el tiempo verbal.

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 3: Los sustantivos

Como decía en el post anterior sobre el Lisnäit, la mayoría de los sustantivos en esta conlang se forman a partir de raíces triconsonánticas. El resto generalmente son palabras compuestas y los trataré luego.

Cada raíz tiene tres grados, cada uno con su significado, que se diferencian según la posición en la que se les agrega dos vocales (esto es, sin contar la ï, la cual solo influye en el significado en algunos adjetivos, lo que también explicaré más adelante). Son estas vocales (o diptongos, en otros casos) las que indican si la palabra es un sustantivo, un verbo u otra clase de palabras, y además brindan información como el número y el caso (para sustantivos) o el tiempo (en los verbos).

Sustantivos en Lisnäit para cada grado. En rojo las primeras vocales (de numero) y en azul las segundas (de caso). En los sustantivos, no se tiene en cuenta la Ï.

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 2: Las raíces

La raíz S-R-S y sustantivos derivados de cada grado de ella. Alfabeto Sikäitt.

Existen tres clases de palabras en Lisnäit:

  • Las derivadas de raíces triconsonánticas. Estas palabras son llamadas sïräsa (/sɨ’ɾæ.sa/ plural sïräisa) en Lisnäit. La palabra sïräsa proviene de una raíz (S-R-S, mostrada en la imagen), por lo que también es una “sïräsa“.
  • Las “palabras cortas”, las que no provienen de ninguna raíz (al menos no de una raíz triconsonántica). Este grupo incluye a las partículas, las preposiciones, los sufijos los números y los pronombres.
  • Las palabras compuestas, que pueden incorporar tanto palabras cortas como sïräisa.

La mayoría de los sustantivos del Lisnäit, así como muchos adjetivos y casi la totalidad de los verbos pertenecen a la primera categoría, los derivados de las raíces (también conocidas en Lisnäit como särsa). Esto da una idea de la importancia que tienen estas raíces para el idioma. En este capítulo se presentarán varias características de ellas.

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 1: Su sonido

Lisnäit in SikäittDe vez en cuando me encapricho con un idioma o alguna característica de un idioma. Leo bastante acerca de él y, si algo me gusta especialmente, considero incorporarlo a alguna conlang y, a veces, empiezo una nueva lengua desde cero tomándolo como base. Hace un par de años estaba leyendo bastante sobre las raíces de las lenguas semíticas. En estos idiomas (entre los que se cuentan el árabe, el hebreo y el maltés) el grueso de las palabras se deriva de raíces formadas por tres consonantes. Cada una de estas raíces triconsonánticas tiene un significado general del cual se derivan palabras intercalando vocales y agregando prefijos y sufijos. Por ejemplo, la raíz KTB del árabe significa ‘escribir‘ y de ella se derivan palabras como escribió (kataba), escribiremos (naktubo), dictó (aktaba) e incluso oficina (maktab). A partir de cada raíz podrían derivarse (en teoría) miles de palabras… eso era algo que no podía dejar escapar 😉

Por ese entonces, además, había leído acerca de un par de conlangs muy interesantes de otros autores. Una de ellas era el Ithkuil de John Quijada, un idioma endemoniadamente complejo y preciso que también usaba raíces formadas por consonantes. La otra era el Lojban, un idioma lógico, que no da lugar a la menor ambigüedad. El Lisnäit nació tomando elementos e ideas de estas tres lenguas, aunque ni su sistema de raíces funciona como el semítico ni su complejidad y precisión alcanzan las del Ithkuil y el Lojban. Sin embargo, el Lisnäit (francamente contra mis pronósticos iniciales) resultó un idioma de lindo sonido, lo cual es especialmente importante porque es, al igual que la mayoría de mis otras conlangs, una artlang, una conlang artística (a diferencia del Ithkuil y el Lojban cuyos objetivos estaban más cerca de la investigación).

La imagen a la izquierda es Alisnäit (el nombre de la conlang, después aclararé por que la a extra al principio) en Sikäitt su alfabeto nativo.

Read the rest of this entry