Category Archives: Alfabetos

Qekhiavë – La escritura Naupali

Hace apenas unas horas creé este nuevo conscript para el Naupali:

Hacer clic para agrandar.

Se trata de un Abuguida, un sistema de escritura en el que cada letra representa a una consonante con una vocal inherente (en este caso la ä, una S se pronunciaría “sä”, una k ,”kä”, etc), la cual puede ser reemplazada por otras añadiendo un diacrítico. En este “alfabeto”, se usan también otros diacríticos, como por ejemplo un trazo vertical (similar a la letra Naupali Y/Yä) para convertir a la sílaba p’ä en p’äy. Las letras de una palabra pueden conectarse, aunque esto es opcional.

El Qekhiavë (literalmente “el alfabeto/sistema de escritura”) tiene influencias de los alfabetos tibetanos (como por ejemplo el del Dzhongka de Nepal y Bután) aunque solo en el aspecto general. Esta conscript tiene además la particularidad de derivar algunos caracteres de otros sistemáticamente. Por ejemplo, las eyectivas (que en el alfabeto latino se escriben seguidas de un apóstrofe) se forman añadiendo un semicírculo (similar al que representa a la letra Q (plosiva glotal)). Sin embargo, hay excepciónes a estas reglas. Los caracteres H, Tl, Qh, Ts’ y Tś’, por ejemplo, se escriben como si fueran Ĥ’, Tþ, Kĥ, Þ’Ś’ respectivamente (dado que estos últimos fonemas no existen en el Naupali, no hay riesgo de confusiones ni ambigüedades). Aparte de esto, hay irregularidades que tienen su raíz en la gramática de esta conlang, como la ia de Qekhiave que se escribe como si fuera iy en este “alfabeto” ya que de esta forma se lo analiza en el idioma (una I seguida de una Y).

En la esquina inferior derecha se ven un par de ejemplos de Qekhiavë cursivo, una versión manuscrita más ligera (aunque no tan bonita).

 

Mizugana – Kana y Hangul para el Mizuyu

La semana pasada presenté al Mizuyu, mi conlang más reciente. El sistema de escritura nativo de esta lengua consistiría en caracteres chinos (algo modificados) y un silabario, pero generalmente reemplazo a este último con una mezcla de Katakana e Hiragana (los silabarios japoneses conocidos colectivamente como Kana).

Ya que las fonologías de las tres variedades de Mizuyu que se pueden escribir con los Kana (el Mizuyu del norte, el del sur y el Mizuyu clásico) y la del japonés difieren, fue necesario adaptar a estos silabarios. Uno de los cambios más importantes fue que los caracteres Hiragana y Katakana representan sonidos distintos en los dialectos Mizuyu mientras que en el japonés cada carácter Hiragana tiene un carácter Katakana de pronunciación idéntica (el uso de uno u otro depende de factores otros que la pronunciación). Por ejemplo, り (Hiragana ri) se pronuncia li en Mizuyu del norte mientras que リ (la misma sílaba en Katakana) se pronuncia ri (es una sílaba distinta en Mizuyu aunque no lo sea en el japonés).

Por otra parte, el Damlé Mýný (otro dialecto Mizuyu también llamado Swams que es lo suficientemente distinto de los otros como para considerárselo un idioma por su cuenta) no usa los Kana sino el alfabeto coreano Hangul.

La siguiente tabla (#1) muestra los caracters Kana tal como se los usa en Mizuyu clásico (Misuŋyu Gäden):

Read the rest of this entry

Una pizca de Lisnäit 8: El alfabeto Sikäitt

¡Hacía bastante ya que no dedicaba un post al Lisnäit (la última “pizca de Lisnäit”  la escribí en noviembre)! Como lo había prometido entonces, esta vez hablaré del alfabeto del Lisnäit, el Sikäitt (pronunciado /siˈkäi̯tɨt/). Veamos esta imagen:

Arriba están los 7 caracteres de la palabra Sikäitt, el nombre del alfabeto… y abajo está la palabra Sikäitt… Bien, aquí hay algo extraño. Excepto por las vocales ¡no se parecen en nada las letras independientes y la palabra armada! Ya, desde el principio, vemos una de las características de este sistema de escritura: que las letras cambian de forma según su posición en la palabra, uniéndose unas con otras. Read the rest of this entry

Conscripts – alfabetos construidos

Sin duda alguna, la existencia de diferentes sistemas de escritura es uno de los aspectos más interesantes de la diversidad lingüística. ¿Qué personas (interesada en las lenguas) no se ha quedado mirando algún texto extranjero con sus extraños e indecifrables letras?

Por esto mismo, no debería sorprender a nadie que la mayoría de los conlangers (o al menos aquellos que construyen sus lenguas por motivos meramente artísticos) terminan inventando uno o más alfabetos o demás sistemas de escritura, generalmente llamados conscripts (de constructed script, alfabeto construido). ¡Pero los conscripts no son exclusivos de los conlangers! Algunos que jamás se interesaron en construir idiomas los crearon con otros propósitos, como escribir lenguas ‘del mundo real’ de una forma secreta (como un código) o para remplazar ortografías que no se adaptaban bien a sus lenguas maternas. De hecho, muchos alfabetos muy usados hoy en día fueron creados por una sola persona, como el Armenio (que, en mi opinión, está entre las lenguas escritas más bellas), el Cirílico (a pesar de que ha cambiado bastante desde los tiempos en que San Cirilo lo creó), el Cheroqui o el Hangul coreano.

Volviendo a las lenguas construídas,veo realmente muchos beneficios en proveerlas de sistemas de escritura nativos. El primero está en la estética, ya que, con suficiente habilidad (definitivamente más de la que yo tengo), es posible lograr increíbles resultados. El Tengwar de Tolkien es un buen ejemplo de un sistema de escritura creado con este objetivo en mente.

Por otro lado, hay veces en la que un conlanger no puede encontrar una forma aceptable de escribir su idioma con alfabetos existentes como el latino. Supongamos que una conlang tiene un número muy grande de fonemas (cercano a los 80). En ese caso, para escribirlo con el alfabeto latino sería necesario usar muchos diacríticos (produciendo ‘monstruitos’ como ṕåḗẍ), letras adicionales (ŋæðøþ) o muchas combinaciones de letras como digrafos y trigrafos (thl’auikx). Si al conlanger no le agradan estas ‘soluciones’, crear su propio alfabeto (con tantas letras como él/ella quiera) podría ser una buena idea.

Es que diseñar un alfabeto para un lenguaje en particular tiene la ventaja de permitirle a uno adaptarlo a la lengua tanto como sea posible, haciéndolo “a la medida“.

Además, aumentan el realismo de una lengua. Si la conlang se hablara en un mundo ficticio lleno de duendes y elfos (como las de Tolkien), tendría poco sentido que se usara de forma nativa un alfabeto de la Tierra.

Pero la realidad es que no todo es color de rosa. Por un lado, se necesita talento lleva dedicación ¡especialmente si te planteas a hacer un alfabeto que se vea bien! Y, al menos que tengas suficiente tiempo y habilidad para hacer una buena fuente para computadoras, te será casi imposible utilizarlas en tu PC. A pesar de haber hecho bastantes conscripts (que van desde lo ‘bastante bueno’ a lo ‘artísticamente desastroso’), aún escribo la mayoría de mis conlangs con el alfabeto latino, ya que me resulta mucho más conveniente, más rápido y más sencillo. Pero, a pesar de ello, estoy lo suficientemente orgulloso de mis conscripts como para mencionarlas una por una en este post:

Read the rest of this entry

¡Tengwar protoindoeuropeo!

Durante un tiempo, estuve francamente fascinado por el idioma Protoindoeuropeo (generalmente abreviado PIE), el ancestro común de todas los idiomas indoeuropeos, la gigantesca familia lingüística que incluye entre sus ramas a las lenguas germánicas (como el inglés, el alemán y el danés), las itálicas (como el Latín y las lenguas romances que de él descienden), el griego, el Sanskrito, el Hindi, las lenguas eslavas (la mayoría de las de Europa oriental, incluyendo al ruso y el polaco), entre otras. Prácticamente todos los idiomas hablados en Europa (con exepciones como el vasco, el húngaro y el finlandés), sus antiguas colonias (entre ellas la mayor parte de América con el inglés, el portugués y el español), y algunas partes de Asia (sobre todo en Irán, India y Pakistán) descienden del PIE.

El hecho de que haya tenido semejante cantidad de lenguas hijas (¡y muchas de ellas muy prestigiosas socialmente!) ha convertido a esta lengua en un objeto de estudio extremadamente importante para los lingüistas. ¿Pero por qué no es tan famosa entonces entre el común de la gente? ¿Por qué el Latín, el griego antiguo y el Sanskrito son considerados los grandes idiomas clásicos de la antigüedad mientras que se olvida a la lengua madre de esas tres? La respuesta a esto esta en una característica crucial del PIE: fue hablado hace (como mínimo) unos 5000 años (¡y probablemente más aún!), mucho antes de que el alfabetismo fuera lo común, y por ende no existe un solo fragmento de Protoindoeuropeo escrito.

Pero, si bien no tenemos evidencia directa de cómo era esta lengua (aunque la arqueología parece comprobar, junto a la lingüística, su existencia), gracias a la lingüística comparativa ha sido posible reconstruirla a partir de sus numerosos descendientes; una tarea titánica de reconocer cognados (palabras en distintos idiomas con un origen etimológico común) e identificar los desarrollos y las innovaciones en la gramática. Es cierto que no podemos estar seguros que la lengua en la que los antiguos indoeuropeos se comunicaban fuese idéntica a lo que nuestros científicos han reconstruido, pero es definitivamente una conjetura probable.

El idioma en sí es interesante, incluso dejando a un lado su historia y desarrollos. Se destaca una gramática ya compleja (que luego daría paso a las de la multitud de lenguas hijas) y una fonología que, si bien no hay un consenso entre los eruditos , es inusual (existen varias propuestas, todas ellas inusuales cuando las comparamos con los típicos idiomas indoeuropeos de hoy en día). Si quieres saber más de esta proto-lengua y la historia de su redescubrimiento, este artículo de la Wikipedia te será un buen punto de partida.

Por otro lado, también estaba interesado (como siempre lo estuve) en las lenguas artificiales de Tolkien, especialmente sus dos conlangs más famosas: el Quenya y el Sindarin (ambas lenguas de elfos en El Señor de los Anillos). Su gramática e historia de detallado desarrollo ya las hacen dignas de atención, sin embargo lo que más atrae de ellas es su belleza: Tolkien las dotó de un sonido suave y armonioso. Y, como la mayoría de los conlangers, les dio los sistemas de escritura que se merecían, en los que se destaca el Tengwar que parece gustarle a casi todo el mundo (la única falla importante que le veo es que muchas de sus letras (tengwa, plural tengwar) son demasiado similares, por lo que deben ser muy poco amigables con los disléxicos!).

Fragmento de texto escrito en Tengwar (el texto está en Quenya, una de lsa lenguas de Tolkien)

Entonces, en algún momento, vi algo con claridad, algo asombroso e interesante: el Protoindoeuropeo podría ser escrito con Tengwar. ¡Pero no era solo una forma alternativa de escribirlo, sino una forma de escribirlo que encajaba más con el idioma que cualquier otro alfabeto con el que se lo hubiera intentado escribir!

Read the rest of this entry

Un alfabeto extraño y familiar

Entre los alfabetos que he construido (llamados conscripts entre los conlangers), el alfabeto Kali es particular. Es, por mucho, el más similar a alfabetos del mundo real; de hecho se lo podría considerar un pariente (o una mezcla) de los alfabetos griego, cirílico y latino. Para quienes estén familiarizados con estos tres alfabetos, leer un texto en el alfabeto Kali no sería demasiado dificil, aunque algunas letras tienen formas inusuales.

Esto está vinculado al origen de este alfabeto. A diferencia de otros de mis conscripts, el Kali no fue hecho con un idioma en particular en mente, sino que surgió como una forma de escribir español o inglés (las dos lenguas que manejo) de una manera que fuera a la vez fácil y rápido de leer para mí pero muy poco comprensible para quienes no conocieran sus alfabetos-base. Ya que reconocía la gran mayoría de sus letras, leerlo no me suponía dificultad alguna.

Al igual que el alfabeto griego moderno, el cirílico y el latino el alfabeto Kali tiene tanto letras minúsculas como mayúsculas. En cuanto a cantidad de letras, es bastante más grande que los tres anteriores: tiene 44 letras, aunque no se usarían todas las letras para todos los idiomas. Por ejemplo, la letra Nye (Ñe) que se usaría en español para el sonido de la “ñ” /ɲ/, no se utilizaría en el inglés que no emplea ese fonema. Similarmente, la letra Zheta se equivaldría a la Ĵ en el Esperanto pero no estaría presente en el inglés o el español.

Un par de ejemplos:

El primer artículo de la declaracíon de derechos humanos en el alfabeto Kali (español e inglés)

Read the rest of this entry

El Kitengsu

A pesar de que me gusta escribir (y con esto me refiero a escribir de una forma más o menos literaria), casi nunca escribo mis conlangs (aunque, curiosamente, he escrito un par de veces en conlangs de otros como el Esperanto o el Na’vi; aunque hace ya bastante tiempo que perdí el interés en ellas). Leyendo el foro de Conlangers en Facebook caí en cuenta de eso era relativamente raro, y me decidí a intentar escribir un poema/canción en Tengoko (/te’ŋo.ko/), la conlang no basada en el español que mejor manejo.

Poem in Tengoko (Kar script)

En caracteres Kar antiguos (un conscript basado en los caracteres chinos que desarrollé para el Tengoko y sus lenguas hijas)

Read the rest of this entry

Un alfabeto sin idioma (por ahora)

Comparto ahora este texto escrito en el último alfabeto (lo que se conoce como conscript entre los conlangers) que he hecho, al cual decidí llamar Hevíl (/he’vil/ la palabra, sacada del título de la entrada anterior, me pareció demasiado eufónica para dejarla pasar). Hice el alfabeto el sábado pasado (por lo que tiene apenas 2 días de edad!) para mi última conlang (Kenvei, hecha el día anterior ^^), pero acabé decidiendo que no era lo que tenía en mente para el Kenvei, por lo que el alfabeto quedó sin una conlang que la utilice (al menos por ahora). Mientras tanto, sigo buscando inspiración para el (futuro) alfabeto del Kenvei.

A text sample in Hevíl conscript

El texto es el poema del post pasado (en español, están escritos dos versos en cada renglón).   A continuación, voy a explicar como funciona.

Read the rest of this entry